Alemania cierra la mitad de sus fronteras en un intento por frenar el coronavirus

El Ministro Federal del Interior de Alemania, Horst Seehofer, ha decidido reintroducir controles fronterizos en los puestos de control con otros cinco países Schengen, Austria, Suiza, Francia, Luxemburgo y Dinamarca, en un intento por combatir una mayor propagación del nuevo CVOID-19.

La decisión se tomó el domingo y comenzó a implementarse el lunes a las 8 am.

La propagación del coronavirus está progresando rápida y agresivamente… una de las medidas más importantes será cortar la cadena de infección ”, dijo el ministro Seehofer a los periodistas al anunciar los nuevos controles fronterizos.

También pidió a todos los ciudadanos de Alemania que eviten los viajes no esenciales, al tiempo que señaló que quienes deben viajar tienen que presentar pruebas adecuadas que demuestren la necesidad de cruzar la frontera.

Según un comunicado de prensa del Ministerio del Interior alemán, la decisión fue tomada por el Ministro Seehofer en coordinación con los países vecinos y los estados federales interesados.

La circulación transfronteriza de mercancías y la circulación transfronteriza de viajeros siguen garantizadas. Los viajeros sin un motivo de viaje válido ya no pueden entrar y salir en las fronteras mencionadas.

El Ministro también ha enviado hoy una carta de notificación correspondiente, sobre la reintroducción de controles fronterizos temporales basados ​​en el Artículo 28 del Código de Fronteras Schengen a la Comisión Europea y a los ministros del interior de los países de la UE.

Al 16 de marzo, el número de personas detectadas con el COVID-19 en Alemania es de 6.248, con 13 muertes. Considerando que, el número total de casos de coronavirus reportados en el mundo supera los 173 mil y casi 7,000 muertes.

Actualmente, Alemania ha restablecido las fronteras con Austria, por razones de seguridad, que expirarán en mayo.

A principios de marzo, un grupo de trabajo del gobierno había anunciado que todos los viajeros provenientes de países donde el número de afectados por la enfermedad es mayor, tendrían que presentar una prueba de su estado de salud al llegar al puerto de entrada alemán.